Negocios Industriales

Sueldo y Productividad

Sueldo y Productividad

Hace un año comenzamos a desarrollar  en nuestro laboratorio de análisis clínicos, un estudio acerca de la productividad humana en la vida laboral moderna, especialmente en nuestro país y poder determinar la manera de hacer más productivo al trabajador promedio y entonces poder mejorar las condiciones de vida de millones de mexicanos quienes viven en condiciones pésimas por decirlo suavemente.

Todo empezó, a que tuvimos algunos problemas en el laboratorio en temas de productividad con muchos empleados en comparación a la productividad que existe en nuestros laboratorios en otras partes del mundo donde en efecto la productividad del trabajador promedio es mucho mayor a la del trabajador mexicano, aunque haya crecido un poco en los últimos años.

Por esta razón, según los empresarios mexicanos, es por la que los sueldos son tan miserablemente bajos en nuestro país. Debido a que antes de empresario soy científico me interese mucho en analizar las causas generales por las cuales el trabajador mexicano promedio tiene tan baja productividad por lo que decidí estudiar esta situación muy de cerca de un modo científico.

Lo primero que hice fue bajar a las plantas “ pretendiendo ir a ver las maquinas “ cuando en realidad bajaba  a observar a cada trabajador y sus hábitos de todo tipo.  Muchas veces bajaba vestido en nuestros trajes blancos, tapa bocas y nuestros cascos naranjas pretendiendo ser un supervisor de maquinaria que no tiene absolutamente nada que ver con los trabajadores. Esto lo hacía, debido a que tanto en México como en todo el mundo, la actitud de los trabajadores cambia mucho, si no es que completamente, al momento de que baja el jefe y lo se de primera mano ya que a mi me llego a pasar muchas veces cuando era asalariado que cuando entraba nuestro director pretendía hacer algo aunque no tuviera que hacer.

Al infiltrarme en la fuerza de trabajo y en la mano de obra pude notar muchas cosas que de no haber hecho esto jamás habría notado. Lo primero que pude notar es una increíble falta de motivación general y una fatiga crónica entre la mayoría de ellos y ellas aunque muchas veces con el buen sentido del humor mexicano.

Subsecuentemente, procedí a observar sus hábitos alimenticios y pude notar dos facciones distintas que producían el mismo resultado y por la misma causa de origen. Dentro de los trabajadores había los que comían mucho a la hora de la comida –tacos, quesadillas etc.- y los que comían poco o casi nada. Los que comían mucho, necesitaban al menos tres horas para regresar a un ritmo moderado de productividad mientras que a esa misma hora los que no comían mucho estaban igual.

Al ver esto entendí que como habrían de comer bien si ganan tan poco y jamás les alcanzaría  comer algo decente con el sueldo que ganan. La baja productividad es resultado del bajísimo sueldo que ganan las mayorías.