Negocios Industriales

No te conformes con sólo hablar español

No te conformes con sólo hablar español

Quizá ya han escuchado la frase de que hablar inglés te abrirá muchas puertas y no sólo en México o en el país de habla hispana en el que te encuentres, sino en otros lugares como Estados Unidos o Canadá. Pues es cierto, no sólo aprender inglés, sino cualquier idioma, el que sea de tu agrado. Muchos recomiendan que tomes algún curso de inglés para que aprendas, ya que es el idioma que en gran parte del mundo hablan como idioma alternativo, pero también podrías animarte a estudiar francés, italiano, alemán o chino mandarín. La decisión será tuya y las consecuencias podrían ser muy favorables, si así te lo propones.

Si crees que aprender a hablar y escribir inglés es cosa de la borregada, puedes animarte con otro idioma y conseguir mejores empleos. Un amigo de la universidad no era muy bueno con la mayoría de las materias, pero tenía una facilidad impresionante para aprender idiomas, así que junto con el inglés decidió estudiar alemán. Llegó a tener un nivel avanzado en ambos y cuando los dominó por completo decidió ir a visitar Estados Unidos y Alemania, para mejorar aún más sus conocimientos. Al regresar a México impartió clases de ambos lenguajes además de prestar servicios como traductor para gente que lo necesitara al hablar con alguien o para traducir textos. Fue en este último empleo en el que una empresa editorial lo contactó para traducir un libro del alemán al español, así que le hicieron una prueba, la pasó satisfactoriamente y comenzó a traducir. Las puerta se le habían abierto de par en par, ya que la compañía lo contrato como personal fijo, con un muy buen salario y la oportunidad de seguir estudiando, pues no terminó la carrera, pero él prefirió meterse a estudiar francés e italiano.

Mientras traducía libros en inglés y alemán al español, siguió preparándose, conforme aprendía un nuevo idioma pedía vacaciones para viajar a algún país que hablara esa lengua que había aprendido y la iba puliendo. Así que ya podía traducir más y más libros, y su sueldo comenzó a incrementar, pues la empresa no quería dejar ir a alguien con tanta hambre de aprender idiomas y que le trabaja muy rápido la traducción de textos. Sin embargo, una editorial internacional buscó sus servicios y no hubo salario en su trabajo que pudiera convencerlo, pues le ofrecían una cuantiosa cantidad y trabajaría en Canadá.

Actualmente mi amigo sabe hablar español, inglés, alemán, francés, italiano, ruso, catalán y portugués; además de que sigue laborando en Canadá como traductor de textos, pero ahora del español a alguno de esos idiomas y viceversa, y con un sueldo con el que rebasa el millón de dólares al año. Alguien que parecía que no tenía futuro, o al menos eso le decían algunos de los profesores y compañeros, logró salir adelante gracias a que encontró su habilidad y siguió preparándose para fortalecer dicha habilidad. ¿Qué esperas para aprender un nuevo idioma? ¡El éxito te está esperando! Abre más puertas para tu futuro.