Negocios Industriales

Lecciones para aplicar color sin miedo en espacios pequeños

Lecciones para aplicar color sin miedo en espacios pequeños

Para la mayoría de los que vivimos en espacios pequeños la elección base de color suele ser el blanco.

En sí, el color blanco es brillante, es seguro, hace que las habitaciones pequeñas parezcan más grandes y en lo personal es un color que me agrada.

Sin embargo, no significa que el color no tenga un lugar en los pequeños espacios. Vamos a ver a continuación algunas ideas en donde un poco de color (o mucho) puede ser justo lo que necesitas aún teniendo un espacio pequeño.

Una forma de agregar color a un espacio pequeño es con una única declaración de color grande.

Esto quiere decir que bien puedes destinar un panel para un color brillante que envuelva un lado de la sala de estar por ejemplo.

El resto de los colores de la sala son bastante discretos o neutros, por lo que el espacio se siente alegre y dinámico, pero no abrumador.

Colores neutros en donde se enfoque un sillón, una silla, un mueble en sí, hará de este espacio un lugar acogedor.

En mi pequeño departamento decidimos hacer este ejercicio basándonos en un mueble.

En una venta de sofá camas compramos uno de color arena precioso y decidimos poner un panel color verde vibrante, esto le dio al lugar un toque fresco y resaltamos el mueble que acabamos de comprar.

El toque final lo dieron un par de plantas que hacen del lugar un espacio para descansar y leer, justo lo que buscábamos.

O bien puedes darle a esa pared algunos puntos brillantes sobre un fondo blanco. Un esquema de color consistente rojo y azul en algunos de los muebles o accesorios logran mantener la sensación de una sala cohesiva.

Los acentos de colores brillantes en una habitación blanca pueden ser el mejor camino para aquellos que aún están en el tránsito de usar el color en sus paredes.

No es necesario que los diferentes elementos tiendan a ”coincidir”, pero puede haber suficiente espacio entre las piezas para que el efecto sea alegre y no caótico.

Otro ángulo con el que puedes jugar es que el mismo color sea tal que se mantenga como un elemento neutro.

Por ejemplo, si pintas las paredes y el techo del espacio en un suave azul claro servirá como telón de fondo para los tonos naturales de los muebles preferentemente de madera en donde podrás colocar pequeños acentos con otros colores, particularmente el verde, esta es una combinación genial.

Si eres fanático de los colores intensos y deseas romper el esquema utilizando el color negro entonces se puede comenzar con la misma idea de que fuese ante un telón blanco, solo que ahora será negro.

Esto significa el colocar elementos coloridos sobre un telón de fondo negro donde estos sean colores brillantes junto con materiales como los candelabros, las pinturas de arte e incluso las plantas para que brillen contra el campo oscuro.

Es una elección inusual para un espacio pequeño, pero también muy sorprendente.

La idea en todos estos conceptos es el saber y poder jugar con el color más allá de tenerle miedo.

Un espacio del tamaño que sea debe sentirse acogedor y que además hable de ti. Así que manos a la obra y a definir los colores para tu nuevo hogar.