Negocios Industriales

Performance

Performance

Negocios Industriales


Recientes Posteos

La escuela y sus espacios de aprendizaje modernos para ajustarse al siglo XXI

La escuela y sus espacios de aprendizaje modernos para ajustarse al siglo XXI

¿Qué se necesita en el aula ideal para mejorar el aprendizaje de los estudiantes?

Si esta pregunta se lanzara directamente a los alumnos (dejando a un lado una respuesta que sería “no tener clases”) muchos pequeños mencionarían el mobiliario escolar.

Esta misma pregunta se les puede hacer a los profesores y entre otras cosas también tiene eco el tipo de mobiliario que se tiene actualmente en las aulas.

Hace poco fuimos mi esposo y yo a un taller para padres para hablar de los “Niños del Siglo XXI” y entre muchas cosas vemos que la educación debe hacer un severo ajuste en los tres pilares que la sostienen: en casa, la escuela y la sociedad.

Vemos por ejemplo que la educación en muchos lugares sigue aún con pautas y estructuras que se impusieron en el Siglo XIX con papás que nacimos en el Siglo XX aplicados a niños que han nacido en el Siglo XXI y todo junto es un verdadero caos que, para muchos niños, llega a ser complejo el estudiar.

Así que el adaptarse a la nueva generación postmoderna nos requiere de muchos esfuerzos tanto por parte de los padres como de las entidades educativas pasando por supuestos por los administradores y los profesores.

El romper con lo tradicional y nuestras mismas raíces suele ser complejo, por lo que el comenzar con una adaptación puede ser más sutil y menos estresantes para nosotros los adultos y así ayudar a nuestros pequeños.

Dentro de todo este complejo proceso de ajuste, toca también al sistema mobiliario de una escuela.

Por ejemplo en mis épocas era de lo más normal observar mesabancos en las aulas de clases y hoy en día, si bien pueden estar como parte del mobiliario, no lo son para todos las áreas.

La idea es adaptar áreas especiales diseñadas con muebles que se ajusten a los criterios del uso principal de ese salón.

Entre los adjetivos que el nuevo mobiliario escolar debe cumplir para ajustarse a estos cambios es el que sea moderno, colaborativo y flexible.

Esto significa contar con un mobiliario que permita muchas configuraciones diferentes, incluidas estaciones de trabajo individuales, de grupos pequeños y de grupos grandes e incluso, con opciones de color.

De esta forma, los maestros pueden decidir qué funciona mejor para ellos y sus estudiantes.

Ante un nuevo diseño de la sala por parte de los profesores y las prácticas de instrucción es posible cambiar el aprendizaje en donde los muebles deberían mejorar su capacidad para pasar a nuevas prácticas de enseñanza.

Hoy en día se pueden encontrar muebles escolares de aprendizaje activos. Este tipo de muebles permite el movimiento durante el aprendizaje, sin causar distracciones.

Esto demuestra ser especialmente útil entre los estudiantes más jóvenes y aquellos que tienen dificultades para concentrarse durante largos períodos de tiempo.

Bueno, como vemos aquí solo tocamos un solo aspecto de lo que es importante cambiar dentro de un aula de clase.

Por otro lado, como padres debemos prepararnos y ser más participativos en su educación porque los niños de hoy día van mucho más rápido que nosotros y están expuestos a factores que en nuestros tiempos no teníamos.

Son otros tiempos, son otra generación y hay que adaptarse al cambio.

Comparativa kia rio vs swift

Comparativa kia rio vs swift

Estoy a punto de comprar un carro, aun no sé cuál es el que voy a elegir, me puse la meta de ahorrar un año entero prácticamente todo mi sueldo, para poder dar el mejor enganche posible, mi segmento por el cual estoy ahorrando es para los hatchback y sedan, de la categoría de un precio máximo de doscientos ochenta mil pesos, para los autos básicos más equipados, así que decidí hacer un análisis de cualquier consumidor ofreciendo las ventajas y desventajas de estos dos autos, Swift y Rio. A continuación te presento el pequeño análisis de cada uno de ellos, esperamos que con esto puedas tomar una buena decisión, sobre todo si me salte algo o falto comentar algo puedes expresarte con toda voluntad en la parte de comentarios.

Empezamos por el Kia Rio, es el más equipado del segmento, los materiales parecen de primera calidad, tiene una pantalla de 8 pulgadas que contiene una buena interfaz, con los tres servicios de celular, los asientos son muy cómodos, tienes espacio de extra, parece de otra categoría, hasta tienes espacio para dejar tus lentes sin ningún problema, quemacocos, en pocas palabras este auto tendrás un lujo extra ante los demás. Por fuera parece una golf, algo que no me gusto es que parece que tiene una facia nissan tiida, es lo único que no me gusta pero todo lo demás parece un carro aerodinámico que puede correr sin ningún límite, solo le hubiera puesto una facia completamente nueva. Cabe resaltar que es el más caro de todos por eso todos estos lujos. Pero sigue siendo un buen auto, que puede competir hasta con el siguiente segmento.

Pasemos al completamente renovado Suzuki Swift, que por donde lo veas es nuevo y único, que resalta de cualquier auto, por sus bordes, que todos te voltearan a ver, pero he escuchado que a mucha gente no le llama nada la atención precisamente por el cambio. El interior aunque es nuevo no propone mucho es muy básico, cuenta con la llave de presencia, un buen tablero, la pantalla compatible con los tres proveedores de celulares, una guantera simple, en realidad todo es muy sencillo en su interior pero en realidad ese no es la promesa básica de este auto, la diferencia es que cuando tú lo llevas a cualquier lado, te va a generar 22 kilómetros por litro, que eso nadie lo supera, así que ya lo sabes, si lo que tú necesitas es llevar a pocas personas y sobre todo gastar menos dinero en gasolina puedes optar por esta opción destacando en las calles.

La joven que buscaba el hilo rojo

La joven que buscaba el hilo rojo

Los japoneses crearon una leyenda en la que dicen que todas las personas tienen atado a su dedo meñique un hilo rojo que se une a otra persona con la que están predestinados a encontrarse. Es tan rojo como invisible, para dificultarnos la misión de estar lo antes posible con nuestra media naranja. Si fuera visible el mundo sería una gran telaraña roja y todos seguirían el listón como una cuerda guía para salir de la soledad y encontrarse con su felicidad. Es una forma de pensar muy bella, pero hay personas que tan obsesionadas con encontrar el amor que esta historia las motiva a encontrar su hilo rojo.

En una zona conocida como Departamentos Condesa vive una joven llamada Laura, que ha llorado más por amor que disfrutarlo, piensa que tiene tanta mala suerte que todo lo que toca lo marchita, a la inversa del Rey Midas. Una noche al llegar a su hogar se topó en internet con el mito del hilo rojo, quedó tan fascinada que su nueva misión en esta vida era encontrar a la persona a la que estuviera atada. ¿Cómo iba a hacerlo? ¿Cómo iba a ver algo invisible? ¿Cómo podía creer en una leyenda? Así de compleja es la mente humana y así de poderosa puede ser la obsesión por el amor, que se aviva con cada rechazo y decepción.

Visitó tiendas japonesas donde vendían el tan nombrado hilo rojo con oraciones, que funcionaban, según, para atraer las fuerzas de amor y unirte con la pareja indicada, además de inciensos y otros objetos de la suerte. Pero eso no era suficiente para ella, así que, además de realizar todos los rituales posibles, se ató a su dedo meñique un hilo rojo de gran longitud, metro y medio aproximadamente. Y así caminaba diario por las calles, con un hilo en su dedo y en el suelo se arrastraba la otra parte que terminaba con un nudo en forma de anillo.

Los transeúntes la veían con extrañeza, muchos se burlaban y otros ponían cara de curiosidad, intentando descifrar a aquella pobre muchacha. Nadie se detenía a cuestionarla, era como un bicho raro. Para mí era alguien que luchaba contra la desesperanza y mantenía vivos sus ánimos de encontrar a su complemento. Iba al trabajo con su hilo rojo, al súper, a las fiestas, bares, a todas partes. Sólo para dormir se lo quitaba, supongo que creía que nadie entraría a su casa.

Pero para todo roto hay un descocido. Sólo un hombre como yo, con el corazón destrozado por la vida se atrevería a seguir a la joven, pensando en si debe o no agacharse a recoger el hilo rojo, su mente lo duda, su cuerpo no se anima y su corazón late más rápido para convencerlo. Seis calles después el tiempo se hace lento y en ‘slow motion’ se agacha, toma el hilo rojo, la mujer siente el tirón en su mano y cuando voltea me ve a mí, midiéndome el listón en el meñique. Somos dos almas solitarias en busca de compañía y así, con una leyenda japonesa y una locura digna de ser contada, iniciamos una nueva historia de amor.

Realidad fuera de la Realidad

Realidad fuera de la Realidad

El día de ayer volamos en el jet privado de la empresa a Nueva York para atender unos asuntos urgentes con unos clientes, una reunión que llevaba pregrabada aproximadamente cinco días pero se tuvo que llevar acabo de manera casi inmediata. El único problema era que una persona clave para la reunión tenia miedo de volar en avión privado además de que  decía tener un muy mal presentimiento del vuelo.

Aunque nadie creímos mucho, este comentario no fue uno muy agradable para el paladar mental horas antes de subir al avión, especialmente debido a que esta persona decía tener una tremenda intuición con la cual acertaba una gran cantidad de veces, nombrando inclusive las ultimas tres.

Al despegar el avión, los movimientos por turbulencia fueron un poco mas fuertes que lo normal por lo que dos de nuestros colegas comenzaron a asustarse mucho y mi amigo – quien había hablado sobre su presentimiento- estaba sudando como nunca antes había visto a alguien sudar, algo que a decir verdad me dio mucha risa al igual que el resto de mis compañeros asustados, ya que no se porque razón siempre que veo a alguien muy asustado me da mucha risa. Esto es algo que me gustaría no tener.

En cuanto a mí se refiere, las turbulencias del jet privado me parecieron normales, ya que he vivido muchas peores en aviones comerciales, una en especial que la verdad si me asuste mucho y donde pensé que ahí acababa mi historia.

Al ver a mi alrededor y a mis amigos graciosamente apanicados entendí  que el miedo es una sensación producida no por el cuerpo como solía pensar, sino por la mente, haciendo de muchos momentos que pudieran ser muy amenos unos muy amargos simplemente debido a que no vivimos en la realidad.

Aunque pueda sonar extraño, cuando uno está inmerso en miedo, uno no está viviendo la realidad debido a que uno no esta viviendo el presente sino que nos transportamos a un plano existencial que  no existe lo que hace del miedo, desde un punto de vista racional, una sensación lunática debido a que vivir en otra realidad es la definición de un lunático. De hecho el termino lunático viene de las personas quienes sufrían de sonambulismo –caminando en sueños- un comportamiento que se creía ser resultado de los magnetismos de la luna –ergo lunático-.  Esto significa que si los “lunáticos” caminaban viviendo en un sueño, aquellos que sentimos pánico también somos lunáticos ya que vivimos en un plano inexistente.

El miedo se produce a los efectos negativos de la mente, una facultad compuesta de dos elementos esenciales: Memoria e imaginación.

Muchas veces la memoria de la sensación del miedo combinada con la facultad de la imaginación produce una dosis de temor aumentada cuando se cree que esta sensación se trata de un presentimiento profético, ergo de una realidad inevitable.

A final de cuentas el jet privado solo se movió al principio al principio del vuelo y después pareció que navegábamos sobre un espejo  aterrizando en Nueva York sin problema alguno.

Lecciones para aplicar color sin miedo en espacios pequeños

Lecciones para aplicar color sin miedo en espacios pequeños

Para la mayoría de los que vivimos en espacios pequeños la elección base de color suele ser el blanco.

En sí, el color blanco es brillante, es seguro, hace que las habitaciones pequeñas parezcan más grandes y en lo personal es un color que me agrada.

Sin embargo, no significa que el color no tenga un lugar en los pequeños espacios. Vamos a ver a continuación algunas ideas en donde un poco de color (o mucho) puede ser justo lo que necesitas aún teniendo un espacio pequeño.

Una forma de agregar color a un espacio pequeño es con una única declaración de color grande.

Esto quiere decir que bien puedes destinar un panel para un color brillante que envuelva un lado de la sala de estar por ejemplo.

El resto de los colores de la sala son bastante discretos o neutros, por lo que el espacio se siente alegre y dinámico, pero no abrumador.

Colores neutros en donde se enfoque un sillón, una silla, un mueble en sí, hará de este espacio un lugar acogedor.

En mi pequeño departamento decidimos hacer este ejercicio basándonos en un mueble.

En una venta de sofá camas compramos uno de color arena precioso y decidimos poner un panel color verde vibrante, esto le dio al lugar un toque fresco y resaltamos el mueble que acabamos de comprar.

El toque final lo dieron un par de plantas que hacen del lugar un espacio para descansar y leer, justo lo que buscábamos.

O bien puedes darle a esa pared algunos puntos brillantes sobre un fondo blanco. Un esquema de color consistente rojo y azul en algunos de los muebles o accesorios logran mantener la sensación de una sala cohesiva.

Los acentos de colores brillantes en una habitación blanca pueden ser el mejor camino para aquellos que aún están en el tránsito de usar el color en sus paredes.

No es necesario que los diferentes elementos tiendan a ”coincidir”, pero puede haber suficiente espacio entre las piezas para que el efecto sea alegre y no caótico.

Otro ángulo con el que puedes jugar es que el mismo color sea tal que se mantenga como un elemento neutro.

Por ejemplo, si pintas las paredes y el techo del espacio en un suave azul claro servirá como telón de fondo para los tonos naturales de los muebles preferentemente de madera en donde podrás colocar pequeños acentos con otros colores, particularmente el verde, esta es una combinación genial.

Si eres fanático de los colores intensos y deseas romper el esquema utilizando el color negro entonces se puede comenzar con la misma idea de que fuese ante un telón blanco, solo que ahora será negro.

Esto significa el colocar elementos coloridos sobre un telón de fondo negro donde estos sean colores brillantes junto con materiales como los candelabros, las pinturas de arte e incluso las plantas para que brillen contra el campo oscuro.

Es una elección inusual para un espacio pequeño, pero también muy sorprendente.

La idea en todos estos conceptos es el saber y poder jugar con el color más allá de tenerle miedo.

Un espacio del tamaño que sea debe sentirse acogedor y que además hable de ti. Así que manos a la obra y a definir los colores para tu nuevo hogar.

El hombre que observa

El hombre que observa

No hay día que las cortinas de mi vecino de enfrente se entreabran y se vea parte del rostro de un hombre que observa a los chicos que se dirigen a la escuela, cuando vienen de regreso, cuando salen a jugar un partido de futbol callejero. Incluso lo he llegado a ver por las noches, cuando la ciudad está vacía y parece observar el cielo estrellado. No sé por qué lo hace, hay ocasiones en las que creo que es algún pervertido eligiendo a su presa o un secuestrado analizando el entorno. Pero otras sólo creo que es alguien solitario, que quiere salir al mundo pero el miedo le impide socializar. No lo sé.

Hubo una semana en la que varios chicos de mi colonia se enfermaron debido a un brote de varicela, por lo que nos teníamos que quedar en casa, fue una de esas tardes mientras combatía la comezón y las ganas de rascarme hasta arrancarme la piel que el sonido de una ambulancia se intensificaba mientras se iba acercando a mi casa. El vehículo se detuvo en la casa de mi vecino de enfrente, salieron algunos paramédicos con una camilla y entraron por la puerta. Minutos después salieron con un cuerpo voluminoso en la camilla, no podía verlo, estaba cubierto con una capucha que me impedía verle el rostro, pero uno de sus ojos estaba abierto, era el mismo que nos observaba día, tarde y noche. Reconocí que se trataba del hombre que observa. Pero no era un hombre, parecía un niño grandote. Lo subieron a la ambulancia y una pareja ya mayor salió detrás para acompañarlo en la parte trasera de la ambulancia.

El tiempo pasó, los que caímos en las garras de la varicela nos recuperamos y decidí preguntarle a mi madre sobre el hombre o niñote de enfrente. Ella me dijo que no me preocupara, que es un jovencito de 15 años, mi edad, que tiene problemas de salud y sus abuelos no quieren que salga. Su madre falleció cuando él nació y su padre sólo lo cuidó por dos años antes de abandonarlo con sus abuelos. Al ser de mi edad quise conocerlo, quizá más por el morbo que por una buena causa. Así que me dirigí a su casa y sus abuelos me impidieron el paso. Les dije que traía un pay de limón para compartir. Con dudas en la mente me dejaron pasar.

Al verlo casi suelto un grito, pero me contuve, sabiendo que esto podría espantarlo. Así que sólo sonreí y le dije que traía un poco de comida para compartir. Tenía el rostro desfigurado, con bolas en pómulos y parte del cuello, los labios chuecos y sufría de sobrepeso. Conforme me contó su historia me sentía muy mal, sentía que lo tenían en cautiverio como si fuera un animal, y todo porque conocen como somos los adolescentes de estos tiempos, que nos burlamos de las desgracias ajenas. Así que entendí el problema de sus abuelos de decidir si salía o no, por lo que yo iba a visitarlo frecuentemente y lo motivaba a ir a la calle. Pero como era previsto por sus abuelos, muchos jovencitos, como diría mi mamá, se burlaron de él y lo molestaban, así que yo entraba a defenderlo, incluso me iba a los golpes con quien se atreviera a burlarse. Me gané un par de puntadas, moretones y que me saliera mucha sangre, pero valió la pena, pues ya salía diario, logró entrar a la escuela y se animó a defenderse, muchos ya lo respetaban e incluso ganó varios amigos.

El monje del templo, una historia de terror

El monje del templo, una historia de terror

El pasado fin de semana me fui de vacaciones a Cuautla, donde uno de mis tíos me prestó su casa para que mi novia y yo, así como un amigo con su respectiva pareja, pudiéramos irnos un fin de semana a pasarla bien. La idea era olvidarnos del estrés de la ciudad y disfrutar del sol y la alberca, en un ambiente muy romántico pues sólo íbamos parejas enamoradas. Así que nos fuimos en mi camioneta, turnándonos mi amigo y yo en manejar. Cuando yo estaba al volante y a punto de llegar a la casa, me metí en una calle equivocada y tuve que recorrer algunas cuadras antes de retomar el camino. Fue ahí cuando vimos a lo lejos un templo que parecía estar abandonado, en ese momento no se nos ocurrió alguna locura y seguimos nuestro camino.

Pasamos el primer día desempacando y nadando en la alberca, el clima era espectacular y lo aprovechamos al máximo. Compramos algunas cervezas, botana e hicimos una carne asada. Todo fue delicioso, además del rato agradable que pasamos con nuestras chicas, quienes agradecieron que esto haya sido una cita doble y no una escapada de hombres. Pero el siguiente día no fue tan bueno, el sol se ocultó detrás de las nubes negras que amenazaban con una fuerte lluvia.  Así que tuvimos que cambiar de planes para no aburrirnos. A mi amigo se le ocurrió que deberíamos ir al templo abandonado, lo que me pareció una idea interesante, contrario a lo que nuestras parejas pensaban. Pero logramos convencerlas y nos pusimos en camino, el cual no recordaba, pues lo habíamos visto después de que me perdiera al tratar de llegar a la casa de mis tíos. Adentrándonos en calles logramos llegar después de más de media hora.

Caminamos hacia la entrada principal y conforme nos acercábamos, las chicas no decían que nos fuéramos, que era una mala idea. Intentamos convencerlas y no pudimos, así que les dijimos que nos esperaran en la camioneta, nosotros entraríamos unos minutos y las alcanzaríamos. Ellas aceptaron y se fueron a resguardar de la lluvia al auto. Mi amigo y yo entramos y el lugar se volvió más tétrico. Los mármoles travertinos en el suelo y paredes ya desgastados le daban un toque de casa de terror. Y como una película de miedo, en donde se supone debería de estar el altar principal, había una cruz de madera católica en el suelo y al revés.

Nos acercamos lentamente al objeto terrorífico cuando de pronto escuchamos ruidos extraños, parecían ser los cerdos que aparecen en la película de Hannibal Lecter, esos que están hambrientos y gruñen con gran fuerza. Era terrorífico, el corazón se me aceleraba y vi como mi amigo empezaba a sudar, quizá por el miedo o por el calor que aumentaba cada vez más en el sitio. Nos dirigimos hacia una puerta desde donde parecían provenir los sonidos. Al traspasarla vimos como una figura sobresalía del fondo, parecía un monje con su atuendo normal, y de pronto nos volteó  ver, esa fue la gota que derramó el vaso y salimos corriendo del lugar. Jamás volvimos, sobre todo después de investigar un poco más en internet y descubrir que se dice que en ese lugar un monje antiguo realizaba ritos satánicos con menores. Una experiencia paranormal que jamñas olvidaré.

Sueldo y Productividad

Sueldo y Productividad

Hace un año comenzamos a desarrollar  en nuestro laboratorio de análisis clínicos, un estudio acerca de la productividad humana en la vida laboral moderna, especialmente en nuestro país y poder determinar la manera de hacer más productivo al trabajador promedio y entonces poder mejorar las condiciones de vida de millones de mexicanos quienes viven en condiciones pésimas por decirlo suavemente.

Todo empezó, a que tuvimos algunos problemas en el laboratorio en temas de productividad con muchos empleados en comparación a la productividad que existe en nuestros laboratorios en otras partes del mundo donde en efecto la productividad del trabajador promedio es mucho mayor a la del trabajador mexicano, aunque haya crecido un poco en los últimos años.

Por esta razón, según los empresarios mexicanos, es por la que los sueldos son tan miserablemente bajos en nuestro país. Debido a que antes de empresario soy científico me interese mucho en analizar las causas generales por las cuales el trabajador mexicano promedio tiene tan baja productividad por lo que decidí estudiar esta situación muy de cerca de un modo científico.

Lo primero que hice fue bajar a las plantas “ pretendiendo ir a ver las maquinas “ cuando en realidad bajaba  a observar a cada trabajador y sus hábitos de todo tipo.  Muchas veces bajaba vestido en nuestros trajes blancos, tapa bocas y nuestros cascos naranjas pretendiendo ser un supervisor de maquinaria que no tiene absolutamente nada que ver con los trabajadores. Esto lo hacía, debido a que tanto en México como en todo el mundo, la actitud de los trabajadores cambia mucho, si no es que completamente, al momento de que baja el jefe y lo se de primera mano ya que a mi me llego a pasar muchas veces cuando era asalariado que cuando entraba nuestro director pretendía hacer algo aunque no tuviera que hacer.

Al infiltrarme en la fuerza de trabajo y en la mano de obra pude notar muchas cosas que de no haber hecho esto jamás habría notado. Lo primero que pude notar es una increíble falta de motivación general y una fatiga crónica entre la mayoría de ellos y ellas aunque muchas veces con el buen sentido del humor mexicano.

Subsecuentemente, procedí a observar sus hábitos alimenticios y pude notar dos facciones distintas que producían el mismo resultado y por la misma causa de origen. Dentro de los trabajadores había los que comían mucho a la hora de la comida –tacos, quesadillas etc.- y los que comían poco o casi nada. Los que comían mucho, necesitaban al menos tres horas para regresar a un ritmo moderado de productividad mientras que a esa misma hora los que no comían mucho estaban igual.

Al ver esto entendí que como habrían de comer bien si ganan tan poco y jamás les alcanzaría  comer algo decente con el sueldo que ganan. La baja productividad es resultado del bajísimo sueldo que ganan las mayorías.

Siempre trata bien a tus abuelitos

Siempre trata bien a tus abuelitos

A diferencia de mí, mi hermana creció en una casa donde sólo vivía conmigo y nuestros padres, yo, en cambio, inicié mi vida habitando la casa de mi abuela, acompañado de mis padres, por lo que conseguí una relación estrecha con mi viejita. La respetaba, le contaba mis problemas y mis alegrías, salíamos a caminar o a comprar un helado, pasaba mucho tiempo con ella y la llegue a querer tanto como a mi madre. Mi hermana sólo veía como un pesar el tener que ir a visitarla, decía que se aburría de sus pláticas de viejita y siempre se alejaba de ella, sabía que a mi abuela le dolían estas actitudes pero no había mucho que pudiera hacer.

Un día mi viejita comenzó a tener llagas en los pies, así que mis padres la llevaron al médico, mientras yo busqué lo que podía ser y al darme cuenta de que podría ser algo grave debido a sus padecimientos, busqué en Google ‘tratamiento pie diabético’ y también algunos consejos para evitar que empeore, para que cuando volvieran y me confirmaran que de eso se trataba, estuviera preparado para darle algún tipo de atención o ayudarla a superarlo. Y así lo hice, mi abuela tenía inicios de pie diabético, mi mamá me explicó lo que el doctor les había recomendado y algunas cosas yo ya las había leído en internet, así que comencé a apoyarla en sus cuidados. Decidí quedarme un tiempo con ella, para que nada malo le sucediera mientras se mejoraba.

Alguna vez le pedí de favor a mi hermana que la cuidara pues yo tenía que hacer cosas del trabajo, pero siempre ponía de pretexto que tenía mucha tarea de la preparatoria y la iba a hacer todo el fin de semana, aunque nunca veía que la hiciera, sino hasta la noche del domingo. Así que a veces dejaba sola a mi abuelita. Hasta que la tragedia se hizo presente. Uno de esos días en que mi hermana se negó a cuidarla y que yo no pude quedarme, ella sufrió complicaciones que no pudieron revertir en el hospital y falleció. Yo estaba devastado, al igual que mi hermana, cosa que me sorprendió.

Después de enterrar a mi viejita, mi hermana seguía inconsolable. Me confesó que se sentía culpable de su muerte, pues creía que si hubiera estado con ella, nada de eso hubiera pasado, quizá pudieron prevenirlo o reaccionar a tiempo. Entonces le dije que si eso era cierto, ella y todos los que no pudimos quedarnos junto a ella ese día éramos lo culpables, o quizá era algo inevitable. Pero comprendía el por qué se sentía así, también tenía culpa de no haber pasado más tiempo con ella, de haberle provocado el llanto con su desprecio y desplantes, pero ya nada podía hacer. Por algo siempre dicen que todo hay que darlo en vida.

No esperes a que la muerte te arrebate a tu ser querido para demostrarle todo tu amor. También recuerda que algún  día serás anciano y querrás que te traten de la mejor manera posible. Así que como quieras ser tratado, comienza por actuar de esa forma con los adultos mayores.

¿Para qué sirven las celosías?

¿Para qué sirven las celosías?

Las celosías son un tipo de enrejado que está hecho de madera o metal y generalmente tienen la función de ser elementos de decoración para tu hogar y oficina. Sin embargo, también podrían llegar a tener otras funciones, según las necesidades que tengas. Por eso trataré de explicar brevemente algunas funcionalidades.

Comencemos con la parte decorativa. Aquí tiene una infinidad de usos, como por ejemplo utilizarlas como cabeza de cama, pues algunas personas sólo compran la base de madera en la que ponen el colchón y no hay nada más, así que utilizan las celosías en la parte superior, que en realidad sólo será para decorar tu habitación. También puedes tenerlas en el jardín junto a algunas plantas, dentro de la casa. Aquí lo principal es que decidas el modelo que más te agrade y que combine con tu casa.

Algo que ha tomado fuerza para decorar oficinas es la doble celosía, donde puedes utilizar el mismo modelos en ambas o pueden ser diferentes, esto hará que tenga una perspectiva diferente para quienes te visitan.

SUAVIZA LA LUZ

Si crees que en alguna parte de tu hogar hay demasiada luz, la cual se filtra de otra habitación, podrías utilizar las celosías para suavizar la iluminación que llega. También funciona si lo que deseas es crear un ambiente más romántico o de relajación. Lo que tienes que hacer es colocarlas en algún punto en el que puedas separar las lámparas o focos del lugar que quieres menos luz. Ahí eliges celosías con un modelo en el que no tenga espacios grandes, podrían ser líneas horizontales delgadas, para que se filtre lo menos posible la luz.

Esto también puede funcionar con la luz solar, pues podrías colocar las celosías en las ventanas para que a la hora donde más brilla el astro rey, los rayos no entren con gran fuerza, provocando calor o que sientas que te quema la piel. Además evitarás algún reflejo incómodo al ver la televisión o sobre el suelo, dependiendo el material de tu piso.

CONTROLA EL CLIMA

Existen lugares donde el clima frío es un problema, por lo que deciden colocar celosías alrededor de su hogar para que funcione como controlador climático, ya que evita que el frío se cuele con tanta fuerza, además impide que si tienen algún tipo de calefacción, el calor se escabulla entre las ventanas o alguna apertura del hogar.

CREA SEPARACIONES

Si deseas que alguna parte de tu hogar no esté a la vista de todos, puedes utilizar las celosías como separación. Esto funciona tanto en jardín como dentro de casa. He visto que personas colocan este material cerca de la puerta de su recámara, para separarla de la sala. Otros no quieren que su piscina esté a la vista de los vecinos y colocan celosías alrededor de su jardín. También hay hogares que tienen una ventana entre la cocina y el comedor, por lo que les colocan la celosía para que no se vea tan directo, en este ejemplo sólo funciona si esa apertura no tiene otra función más que como decoración.

Así que ya sabes más utilidades de las celosías y puedes inspeccionar tu casa para saber dónde podrías colocar alguna. No sólo son decorativas.